Destyneo

Nuevo confinamiento en Shenzhen

Donny es un muy buen amigo chino que conocí durante mi año de V.I.E. en Inglaterra. Hace unos años, regresó a China, para su gran decepción porque su visa no fue renovada. Hoy me testifica que la pesadilla del Covid continúa en Shenzhen, ciudad en la provincia de Guangdong, donde vive.

El gobierno le prohíbe salir de su casa. Debe teletrabajar durante 10 días. Otro confinamiento. Ya en marzo de 2022, estuvieron confinados en Shenzhen durante una semana entera… Como en la serie, no puede creer que siga pasando. Con 32 grados afuera, me dice que en su apartamento no hace demasiado calor, porque aquí, el 99% de los apartamentos están equipados con aire acondicionado.

Las comidas de los primeros 3-4 días son enviadas por el gobierno. El primer día recibió un pedido de KFC para el almuerzo, por la noche recibió arroz con guarniciones. Durante los 6-7 días restantes, tendrá que encargar sus comidas él mismo. El repartidor deposita la comida en la parte inferior del edificio y los voluntarios, monitoreando cada edificio, distribuyen las comidas a los habitantes. Hay un grupo pareciendo a Whatsapp entre todos los vecinos por si alguien necesita algo. Y solo las personas designadas por el gobierno responderán a las diversas solicitudes, como tirar la basura.

Al medio día, una patrulla de cosmonautas vestidos de blanco, salen a la calle y hablan por un altavoz para decirle a la gente que baje a hacerse el test covid diario.

En abril pasado, el gobierno tomó como rehén a un amigo suyo en Shanghái. En Shanghái, había grandes preocupaciones: la gente casi moría debido al cierre temporal de los servicios de entrega de alimentos, los animales estaban siendo asesinados, los ancianos no podían ir al hospital ni conseguir medicamentos, etc. Mientras tanto, la vida ha vuelto a la normalidad en Shanghái y Shenzhen toma el relevo. Pero Donny no se preocupa. Piensa que en Shenzhen están mejor organizados porque la edad promedio es más joven.

Desde 2021, Donny pudo confirmarme que los medios franceses mentían sobre lo que estaba sucediendo en China, como:

  • Campañas de vacunación masiva cuando solo era una campaña de pruebas clínicas.
  • la prohibición de ir a la escuela sin estar vacunado, lo que nunca hubiera ocurrido

Por otro lado, no estaba al tanto de los campamentos de uigures (vendidos como empresas que ofrecen trabajo por las noticias chinas) o los campamentos de cuarentena covid (que tendrían lugar en hoteles, algunos de los cuales serían bastante geniales).

En China, no obligaron a las personas a vacunarse, pero siguieron llamando (hostigando) a las personas por teléfono (al igual que cuando recibimos correos electrónicos, mensajes de texto o llamadas de la seguridad social en Francia…). Terminaron cansándose después de un tiempo cuando la gente dejó de responder. Al principio, Donny no estaba listo para vacunarse. En octubre de 2021, finalmente cedió al miedo… Simplemente se sintió mejor mentalmente después de la inyección.

También me dijo, cuando había la variante Omicron, se pedían pruebas negativas cada 2 días para ingresar a ciertos lugares. Hay lugares para hacerse la prueba (en la garganta) en casi todas partes y toma solo 5 minutos.

El gobierno tiene mucho poder allí. Actúa muy rápido, en cuanto hay un problema, para tomar decisiones. No todo el mundo tiene más remedio que seguir órdenes. Sabe que a veces las decisiones no son buenas para su libertad pero la gente deja que el gobierno tome las decisiones creyendo que son buenas para la sociedad. En tiempos de crisis, piensa que la capacidad de respuesta del gobierno es algo bueno, pero admite que para la vida cotidiana y el desarrollo de la civilización no es necesariamente positiva. A veces incluso tiene la impresión de que la sociedad retrocede.

El año pasado me decía que prefería un confinamiento estricto durante 2 o 3 meses y luego volver a la normalidad. Pidió la comida por internet porque el sistema de entrega funciona muy bien allí. Incluso pensó que era genial que el gobierno le enviara comida. En ese momento, ante la incógnita, pensó que estas medidas eran necesarias. Hoy cambió de opinión.

En China, la gente no tiene un espíritu guerrero para luchar por su libertad. Son bastante adormecidos, según Donny. Prefieren seguir órdenes. Casi parecen zombis. Dado que las sanciones son severas, esto disuade a las personas de infringir las reglas.

La dictadura comunista no es nueva. Es un sistema que hace caminar recto a una gran población. El pueblo chino ha sufrido muchos abusos contra los derechos humanos, como la política del hijo único. Hoy esta locura covidista donde se toma a la gente como rehén debe acabar cuanto antes. Aquí está la petición que ya había escrito el pasado mes de abril para denunciar el confinamiento que se produjo en Shanghái. Hasta ahora, les quedan en teoría 7 días de confinamiento en Shenzhen… Sintiéndose impotentes desde Francia, enviémosles apoyo moral, fuerza y ​​coraje.

请为唐尼和所有中国人祈祷

~ Valentía es actuar y entregarse a las grandes causas sin saber qué recompensa reserva el universo profundo a nuestro esfuerzo, ni si reserva recompensa por ello. Jean Jaurès ~

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.